• Ana Schwartz

CRUCERO MILFORD SOUND - PIOPIOTAHI


El nombre maorí de Milford Sound es Piopiotahi, y es considerado un lugar muy especial para ellos y la octava maravilla del mundo.

La mejor manera de ver el fiordo en todo su esplendor es abordar un crucero y salir al agua. Los impresionantes acantilados que lo rodean y los picos alpinos helados que se ciernen sobre todo, se combinan para crear un cuadro espectacular.

Milford Sound es uno de los lugares más húmedos del mundo. Llueve unos 200 días al año. La lluvia crea docenas de cascadas temporales que caen por las escarpadas paredes de los acantilados, aparte de las cascadas permanentes de los fiordos.

El operador Southern Discoveries es el más antiguo establecido en el fiordo, y el único que ofrece el crucero combinado con la visita al observatorio marino y la excursión en kayak.

Este crucero utiliza el barco más pequeño que hay para poder acercarse más a las cascadas. Se escapa de las multitudes, con viajeros independientes y sin grupos de turistas. Es el crucero ideal para hacer fotos en primer plano de focas, delfines y pingüinos. Incluye un picnic y té y café gratis a bordo. Además de incluir una visita al observatorio submarino flotante de Milford Sound. La excursión en kayak es optativa y dura una hora aproximadamente.

El itinerario

Sinbad Gully Frente al muelle de donde parte el crucero, es la primera parada del crucero, verás este valle perfectamente en forma de U, formado por las laderas de las montañas circundantes, incluido el pico Mitre.

El pico Mitre, es la vista más emblemática de Milford Sound, se eleva 1.962 metros directamente desde el fondo marino. Su nombre proviene de la forma distintiva de su cumbre, como la mitra o sombrero de un obispo.

Fairy falls o cascadas de cuento de hadas, es una de las cascadas permanentes que se exhiben en Milford Sound. Cuando llueve por supuesto se forman muchas más.

Una vez que nos encontramos delante de esta cascada, nuestro guía nos habla de la pureza de esta agua que cae en cascada, y que proviene de los glaciares, mientras otro de los guías coloca una bandeja con vasos en la proa del barco. El barco se va acercando muy despacio hasta conseguir colocar la bandeja de vasos debajo de la cascada, momento en el que empiezan a llenarse de agua. Cuando termina de llenarlos, el barco se retira y uno de los guías nos pasa la bandeja para tomar este agua, que está buenísima.





Mar de Tasmania, el crucero se dirige hacia la costa donde el fiordo se abre al mar de Tasmania


Seal Rock, si bien Milford Sound es visitado sobre todo por su vida silvestre, ya que la mayor parte son acantilados verticales, Seal Rock es una excepción. Ya que se trata de una gran roca por la que los leones marinos nativos de NZ que viven en Milford Sound pueden trepar para descansar y tomar el sol.


Stirling Falls, es otra de las cascadas más famosas de Milford Sound, cae a 146 metros de un valle entre dos montañas imponentes.


Observatorio submarino flotante, el mundo submarino es único en Fiordland y ello porque sobre la superficie de agua salada procedente del mar de Tasmania, se encuentra una capa de agua dulce formada por las intensas lluvias y el agua de las cascadas. Esto trae como consecuencia que la vida submarina y las especies que sólo se dan a grandes profundidades normalmente, puedan verse aquí a mucha menos profundidad.

Debajo del agua, las montañas continúan sumergiéndose como paredes empinadas de roca hasta llegar a profundidades de 100 a 450 metros. Pocos visitantes son conscientes de que por debajo de la línea de la marea existe un mundo fascinante y único. Esta visita al observatorio te permite contemplar y conocer un poco más la vida marina local, a través de las ventanas subacuáticas.




Harrison Cove, es la parte del fiordo que recorremos en kayak.

En la parte trasera del observatorio se encuentra el local donde nos entregan todo el equipo y salimos con los kayaks individuales. Sólo somos nosotros cuatro y dos parejas más.

Imagina el silencio y la paz reinante, sólo roto por la llamada de un pájaro y el sonido de tu remo en el agua.

Nuestro guía nos vuelve a explicar lo de la capa de agua dulce que cubre la superficie y para demostrarlo mete una taza en el agua y se la bebe. No recuerdo la profundidad de esa capa, pero es perfectamente potable.

A mitad de nuestro recorrido, empieza a caer una lluvia fina que le da todavía un aspecto más mágico a la excursión, podemos tocar el agua y también las paredes de roca. No hay nadie más.

Tras una hora de remo, volvemos al observatorio para esperar al barco que nos recoja y lleve al puerto de nuevo.









Bowen Falls, es la última cascada del recorrido y la más alta de Milford Sound. No sólo son bonitas sino que también son útiles ya que son el único proveedor de electricidad y agua para las personas y empresas con sede en Milford Sound.

Estamos de vuelta en la terminal de cruceros sobre las 15:00 de la tarde y nos indican que la carretera ha abierto esta mañana a las 9:30 y va a cerrar a las 16:30 como ayer. Así que nos damos prisa para pasar antes del cierre.


Vamos en dirección Queenstown para quedarnos lo más cerca posible de nuestro siguiente destino. Cuando ya es de noche decidimos acampar en un free camping que encontramos en nuestra ruta, el " Kingston Camp Site" a orillas del lago Wakatipu. El lago ni lo vemos, pero suponemos que está ahí. Si vemos, casualmente, a una de las parejas que iban con nosotros en el barco, acampados allí también. La sorpresa es al día siguiente cuando bajas la persiana y te encuentras con una vista maravillosa en plena naturaleza.





A*viajarquesondosdías creado por A*Schwartz

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now